6° Con Z de zucio.

El taller en donde trabaja Toni distaba de ser reconocido por mantener todos sus papeles en regla ni ser partidario de la ISO9001. La evaluación de desempeño de sus empleados, por lo general, era llevada a cabo por los miembros de mayor antigüedad en vista de tareas fuera del taller y en los momentos donde escasean las sombras.

Gabi sacó, del bolsillo de su camisa de jean, un celular de los últimos del mercado. Sin apremio, gozando sus quince segundos de fama, se aproximó hasta ubicar el aparato delante de las narices del secuestrado. El jefe lo tomó de los flancos de la sien e inclinó su cabeza hacia atrás obligándolo a espectar la película.

Mi taller es un lugar amigo, de confianza abzoluta. Pero eza confianza ze gana.  Y ze pierde. Haze mezez que te vengo moztrando cómo ze trabaja aquí. Te doy la oportunidad de hazer horaz extraz confiando en tu buena voluntad y azí rezpondez. Ez que acazo ya nadie acepta el altruizmo? Me dezepzionaz Antonio.

La proyección mostró un verdadero don del director que logró captar los momentos más importantes de la escena. En el primer punto de giro se lograba ver a Toni subirse a un Volkswagen Gol gris topo; el segundo, el mismo estrellado de frente contra un árbol, mostrando lo que parecían ser pequeños daños aún con la mayoría de sus piezas reutilizables. El taller estaba comprometido directamente en la lucha contra la contaminación y a favor del reciclaje. El climax de la película, llegó al momento en el que Toni abre la puerta y cargando una mochila en su hombro, huye despavorido fuera de escena. La ironía de los aplausos fue todo lo que Gabi recibió como reconocimiento por su ópera prima.

Un sutil pero constante bipeo agudo obtuvo presencia al callar los aplausos de foca del jefe. Las miradas de confusión fueron y vinieron de un lado a otro hasta posarse en lo que quedaba del rostro de Toni. Gabi tuvo la intención de empezar a hablar pero fue silenciado por el puño del jefe. La alarma provenía del Volkswagen Gol gris topo.

Zabez? Lo que máz me llamó la atenzión de la película fue tu zalida del auto, como zi nada. Como zi lo hubiezez zabido de antemano. Qué llevabaz en la mochila? Ahora ezcucho una alarma de un raztreador y tengo miedo. Pero tengo miedo por voz. Por lo que te puedo llegar a tener que hazer. Entendez?

El jefe presenció el desarme del auto más veloz de su vida. Las partes del automóvil volaban por los aires mientras que otros empleados las clasificaban y acomodaban dentro del lugar. Toni lucía devastado, su cara de víctima inocente por la cual todos confiaban en él, parecía haber desaparecido. Siquiera lo revisaron antes de atarlo a la silla. La enorme puerta de chapa sonó oxidada otorgando permiso a los miembros secundarios de, ahora, la secuela de la obra cinematográfica.

Entre la oscuridad, un hombre de pantalones claros y camisa a cuadros.